Google+ Followers

miércoles, 24 de abril de 2013

Preinscripciones o cómo comerse el coco

Estamos en época de preinscripción escolar. Los que solicitamos que nuestros hijos estudien en colegios públicos hemos tenido que pasar por una rosario de jornadas de puertas abiertas, preinscripciones, preguntas, sorteos, más visitas, más preguntas, y desesperación final en caso de que sólo tengas la puntuación estándar y te haya tocado un número mierdoso para el desempate.
Pero ¡ja! eso no le ha pasado a servidora este año, que como tengo puntos extras por tener ya un niño dentro, pues hala, plaza casi segura a no ser que todos los hermanos habidos y por haber decidan matricularse en el mismo centro y en la misma clase que mi Chuchi y me lo dejen fuera al pobre cual perrito tristón abandonado, que por pasar puede pasar, y si no que se lo digan al Barça que tan felices se las pintaba ayer...

El caso es que este año he podido percibir -que no sentir en mis carnes- el sufrimiento mamífero ajeno porque sus churumbeles entren en el cole deseado...las que me conocen de la guardería saben que tengo al mayor en uno de los coles del barrio y me han acribillado a preguntas, desde el generalizado "¿Estás contenta?" hasta otras más personales y estrambóticas. Pero hay una madre que me ha cogido confianza, y me está dejando lela a preguntas, con cuestiones tales como "¿Es cierto que en tu cole se les perdió una vez un niño? Mi hijo es muy inquieto y no quiero que se pierda... ¿Sabes si hay algún tipo de seguridad para que los niños no escapen a la hora del patio? Esto deberíamos cambiarlo porque el otro día vi a una niña entrando en las clases a la hora del patio y no había nadie por allí...a ver si se van a perder niños... ¿Cómo ves el tema de la inmigración? Es que hija no sé, tal y como esta el barrio... ¿Crees que podremos modificar las extraescolares para que hagan más idiomas? Me interesa mucho que mi hijo haga chino porque a nivel comercial es muy importante y él ya hace música y alemán y blablaba...

A ver querida madre, puntualicemos:

- Si no quieres que tu hijo "escape" llévalo a Alcatraz. Un cole no es una cárcel.
- Desconozco si las extraescolares son "chino a nivel comercial", "ruso a nivel coloquial" o "esperanto a nivel subliminal". Y la verdad, este año me importa una mierda porque después de ocho horas en el cole el pobre muere por salir y servidora idem por verle.
- Sí, hay patio y sí, hay árboles, y los críos se suben (¡horror!) y a veces se caen (¡pavor!)... es un cole pequeño y todos se conocen y corretean de aquí a allá... es lo que hace la confianza, hija...
- ¿Inmigración? ¿A qué te refieres exactamente? ¿cuanta más inmigración mejor no? Así tu churumbel aprende pronto el árabe, el ruso y el chino, ¿no es lo que querías?

Me sorprende la desesperación de algunas personas porque sus hijos aprendan a ser máquinas cuanto antes mejor... Ya no hay juegos, ya no hay risas, canicas, rayuela, o un dolce far niente a la sombre de los árboles, ahora todo es preparación total y absoluta de nuestros cachorros para que salgan armados hasta los dientes en este competitivo mundo de hoy, y consigan ser políticos, banqueros o jefes de estado, para lo cual, todo sea dicho, se requieren otras cualidades extraescolares que espero no enseñen en mi colegio: avaricia, competitividad y una desmesurada ansia de poder. Así la próxima vez que la vea levanto la mano y finjo salir corriendo al encuentro de alguna amiga de la infancia que acaba de aparecer como por arte de birlibirloque o me hago la sorda en plan súperperdonameacabandeperforareltímpano o le digo que los marcianos me han abducido el cerebelo y finjo que me da una lipotimia craneal o simplemente me hago la muerta.

martes, 16 de abril de 2013

El refrán de la semana (VII)

Buenaaas,

Tras los últimos episodios víricos, volvemos a la normalidad (¿?) en el universo mamicooliano... Esta semana propongo recordar un refrán marítimo requetecierto, a saber:

En calma de mar no creas, por sereno que lo veas.

Significado: Que sí que sí, que por muy calmadita que parezca la situación prepárate, porque en cualquier momento se destapa la caja de los truenos y habemus lío...

Cuando usarlo: Aplícalo siempre que los churumbeles estén sospechosamente callados, cuando no les oigas gritar o lleven un buen rato jugando en su cuarto sin reschistar... aplicable también a la gente que nunca, nunca nunca tiene ningún problema...vamos que siempre va todo bien, siempre sonríen y nunca se quejan de nada porque tienen una vida maravillosa y estupenda, aparte de su dependencia del prozac, los atracones nocturnos, los cortes en las venas posteriores y los episodios maníaco-depresivos...si ya digo yo...que no pasa nada mujer, que todas tenemos un lado  muy Virgina Woolf...

Ejemplo: No te fíes, no te fíes, no te fíes... Si hace rato que has perdido contacto visual con los chuchis, y no oyes algarabía, griteríos o porrazos varios, sospecha...lo más probable es que estén en su cuarto, cortando las sábanas con unas tijeras, pintando la pared con eyeliner, destripando los pañales a ver de qué están hechos, despegando los vinilos de piratas -y con ellos la pintura- o todo a la vez... tampoco te fíes de su mirada clara e inocente cuando les preguntas desquiciada qué están haciendo y te responden con un pueril nada... para estos aprendices de Chucky no hay mueble, pared, sofá o vitrina que se les resistan.. y como las academias militares han empezado el curso y han prohibido el miolastán en todos sus tamaños y cantidades, pues no te queda más remedio que apechugar con las paredes pintarrejeadas, los pañales destripaos o los muebles mordidos; o cagarte en tus muertos y arrancarte -otra vez- los pelos; o encontrar un centro de reclutamiento para madres e internarte un par de meses para luego salir a lo teniente O´Neill y lidiar con los chuchis en plan ellos o yo... la última y más desesperada opción es llamar al seguro y denunciar robo con violencia en el domicilio; lo más probable es que cuando vean el estado de tu zona cero infantil te crean a pies juntillas y decidan indemnizarte con un un pastonazo que puedes utilizar para comprarte esos tacones dominatrix total que siempre has querido tener pero que nunca te vas a poner... ¿o sí?

lunes, 15 de abril de 2013

Splash!

Estoy alucinando. Alucino en colores. Acabo de enchufar un rato la caja tonta por aquello de que me entre el sopor necesario para inducirme el coma y dormir, y he dado con un programa llamado Splash! Famosos al agua...
A ver.... primero ...¿alguien me quiere explicar el contenido del programa? ¿Un grupo de pringados saltando desde un trampolín? ¿Para conseguir qué exactamente? El elenco va desde dinosauro Aroca (¿pero cuántos años tiene esta mujer? ¿duerme en formol? Si cuando yo era cría ya andaba por ahí haciendo el payaso en TVE...) hasta Serafín Zubiri, el cantante ciego y "sin límites" o una tal Romina noviade, que lo hace tan mal que acaba con un ojo a la virulé y fuera del concurso... manda huevos... la verdad es que hay que ser muy gilipollas o estar muy aburrido para ir a un programa cuyo morbo consiste en esperar a que caigas en plancha o te rompas la crisma... y luego alucino con el jurado... Guti (¿perdón? archiconocido por su experiencia en el mundo del salto sincronizado, claro) o Santiago Segura... un comité de expertos como la copa de un pino... y Anna Tarrés, la exentrenadora de la selección, que no tiene escrúpulos en seguir aplicando sus técnicas por lo visto denigrantes para chupar cámara y hacerse la "experta" del concurso... el inicio es de traca, con saltadores profesionales luciendo estilo mientras los protas salen en plan Operación Triunfo a recibir los aplausos de un público enfervorecido y Arturo Valls baila emulando a Madonna -con el mismo maillot rosa- y te entran ganas de vomitar...

Tengo que quitar ese programa. Lo que se suponía iba a dormirme me desvela y me indigna; hasta dónde llega el nivel de payasada en este país... y lo peor es que parece ser que la cadena de la competencia tiene un programa similar Mira quién salta, en plan guerra total por la audiencia...Del mira quien baila al mira quién salta...¿qué será lo próximo? ¿Mira quién se presenta a presidente? Cualquiera de ellos podría serlo, dada su capacidad de espectáculo...ya que nos toman por imbéciles, y que se llevan los programas de gente "famosa" haciendo cosas "muy difíciles para ellos", sugiero un programa tipo Leer. Famosos aprendiendo o Mira quién curra, con pruebas tan insuperables como un dictado sin faltas de ortografía, un examen oral tipo primero de primaria, o una prueba de resistencia a ver quién es capaz de leer un libro durante más horas seguidas sin morir de tedio... felicitemos a esta nuestra televisión que cada día nos brinda una muestra más del amor que sienten por los telespectadores y el afán educativo y enriquecedor que sin duda alguna es el motor de su trabajo...

miércoles, 10 de abril de 2013

Los própositos

Ya que hoy he podido disfrutar de una tarde zen -léase dos horas sin discusiones, o peleas a ostia limpia de los chuchis, que por alguna extraña conjunción astral han estado durante un buen rato jugando tranquilos- he tenido tiempo para pensar en algún nuevo propósito para este año. Sí, esos propósitos que suelen hacerse el último día del año anterior. Pues oye, qué queréis que os diga, que no he tenido tiempo y que de todas formas tampoco me suelen durar más de un par de semanas, así que no importa que los haga a mitad de año porque a duras penas llegarán a noviembre y diciembre... pero como la voluntad hay que trabajarla, y por circunstancias de la vida este año me encuentro con más tiempo en casa pues voy a intentar al menos cumplir uno o dos...

- Mi tiempo. Ser mami a tiempo completo cuesta, está claro. Pero hay por ahí un montón de mamiperfectas -o eso parecen- que encuentran tiempo para vestir inmaculados a sus hijos, llevarles mil extraescolares, tener la casa como una patena y además tener una carrera sublime, leer a Victor Hugo, escaparse a Zanzíbar con las amigas en plan Sexo en Nueva York y hacer gala de un look siempre divino. Servidora resopla como un buey todos los días camino al cole, hace gala de un cutre look que nadie quiere imitar y lo único que lee son los prospectos de los antibióticos... pues como que hay algo que no va...

- Aprender a cocinar. A ver, no es que no sepa nada en absoluto, pero variedad, lo que se dice variedad, en casa no hay. A los pobres chuchis se les está quedando cara de judía con patata y merluza al vapor. Tampoco es plan. Requeteleo un montón de recetas supernutritivas, variadas y sabrosas, y cuando me pongo a hacerlas acabo malmezclando los ingredientes y cocinando platos tan rarunos como insípidos, eso cuando no me equivoco y pongo mayonesa en las magdalenas o Cola Cao en la pasta...todo muy Ferran Adrià pero que se lo coma su madre...

- Ejercicio: necesito hacer algo más de ejercicio aparte de cargar con bolsas de naranjas y tirar de carroniñocochemotopatinete. La flacidez se ha instalado en mi ser y no consigo erradicarla...qué tortura por Dios... y esa gravedad...¿cómo luchar contra ella?...

- Improvisar: Qué bello palabro. Y qué inexistente en mi vida. Hasta la seta de planificar horarios, comidas, vestimentas, vacaciones... nada de improvisación desbordante, nada de salir a la calle sin rumbo fijo (no guardería-cole-cole-guardería), nada de comer lo que sea y cuando sea... así que fantaseo con improvisar un poco más, antes de que ser abducida por el club de las amantes del washi tape o me encierre en casa a practicar origami...

Aiiiiish... las cosas sencillas son a veces las que más cuestan, y según dicen para cambiar un hábito o costumbre es necesario repetirlo entre 21 y 24 días...así que jaja, ya os podéis imaginar en lo que se van a quedar con toda probabilidad estos propósitos... totally agua de borrajas, pero en fin... que los propósitos son como las utopías, y ya lo decía nuestro querido José Luis Sampedro: "La utopía es algo que nunca se alcanza, pero que es necesaria para que el hombre sepa hacia dónde va".

Pues eso. Buen viaje, maestro.

martes, 2 de abril de 2013

El régimen


Desde que tengo a los chuchis mi vida se ha convertido en una continua lucha contra el régimen. Y no, no soy comunista, ni fascista, ni de ninguna ideología extrema. Hablo del régimen alimenticio. De llenar el buche, vamos. Y es que del cuidado y la preocupación por una buena alimentación he ido pasando paulatinamente a una especie de fijación por el “aquí no se tira nada” que ha devenido en una obsesión compulsiva en toda regla: mantequilla con albóndigas, queso Kiri con quicos, calamares con nocilla, todo vale con tal de aprovechar hasta el último resquicio alimentario.
Pero hete aquí que la fijación obsesivo-compulsiva ha derivado en algo aún mucho peor, que es el acabar robándole la comida que tan amorosamente sirves a tus propios hijos para zampártela tú en un ataque de bulimia. “¿No quieres más boloñesa ¿verdad? Trae, trae”, “Dame ese trozo, que mami te ha puesto mucho”, “Deja, no comas más, dale a mami, mmmm, qué rico!” Y claro, al final acabo engullendo su comida, la mía, y la del perro que no tengo. Y ellos encantados, que saben que su madre se trinca hasta las pastillas del lavavajillas si me las aliñan, pues comen tan contentos hasta que ya no quieren más, y me llaman “maaaaami”, a la espera de la madre bocaquetodolopuedecamióndelabasurarecolectoracomemierda….¡al buche!
Estas vacaciones hemos estado tres días en Andorra, en un hotel donde la chica que venía a hacer la cama por la noche obsequiaba a los huéspedes con unos bomboncitos de lo más cool; y claro ella tan escamada porque siempre le pedía un par más: “son para mis chuchis hija, ya sabes, los críos adoooooran el chocolate”… Pobrecitos míos que en cuanto se disponían a abrir susodicha golosina aparecía servidora avasallando en plan desactivadora de los Tedax “¡no no quieto eso no no uy no malo caca aj!” y se lo arrebataba para esconderlo en el armario…y para luego más tarde acercarme a recuperarlos a lo Gollummitesoro y engullirlos a escondidas… imaginaos la cara del pobre Queridísimo cuando entra en la cocina alertado por unos gruñidos tipo “ñaj glu ñam jeje” y me pregunta:
-¿Estás bien?
- Fiiii…
¿Qué te pasa en la boca? ¿Estás bien?
-¿Eeeeeih? Fiiiii…
Me giro y dos hilos de baba marrón me caen por la comisura de los labios…la boca a reventar de bombones…
-¿Otra vez estas zampando?
-…Noooof…
-¿Son los bombones de los chuchis? Joder nena, lo tuyo es enfermedad…
-Nooof, no ef enfelmedá…ef amó maferná…lo fago fó fu bié…

Huelga decir evidentemente les estoy protegiendo de unas caries prematuras, que servidora necesitaba dosis extra de energía para pasarse la mañana tirando de trineo arriba y abajo como mula de carga, y que bien vale un atracón el velar por su salud y su dieta. Además qué leñe, que se lo han pasado teta en la nieve, que la cara de Chuchi I escupiendo nieve en su primer leñazo con el trineo ha sido todo un poema y que las doce barras de Toblerone que he traído escondidas debajo de la rueda de repuesto no son para mí, sino para regalar a la familia. Y que no soy una madre desnaturalizada, que lo que quiero es reírme con y de los chuchis hasta que me salten las lágrimas y me duelan las costillas, que cuando sean mayores y tengan uso de razón y me manden a la mierda por malamadre, coñazo y puñetera recordaré todos estos momentos y también lloraré, aunque será de nostalgia...