Google+ Followers

sábado, 9 de febrero de 2013

Tonterías

Ha sido como en Platoon. Salgo de un encierro de casi diez días. Un viaje estratosférico y comunitario de ida y vuelta a la galaxia griperil. Pero ya estamos aquí....

Pero como todo lo que sube baja, y la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, pues ando de nuevo a la gresca con los Chuchis. Y debe ser cierto que la energía se transforma, porque lo que han llegado a ser dos pequeños despojillos frágiles y febriles se han convertido ahora en dos tsunamis en potencia dispuestos a acabar con las paredes, el sofá, los muebles y mi paciencia. 

¿La nueva moda? Llamarse tonto el uno al otro hasta que se desquician mutuamente y acaban a bocaos...¿que el mayor quiere jugar a coches y el pequeño a los animales? "tonto, tete"; ¿que el pequeño quiere plátano y el mayor pera? "tú tonto"; ¿que Queridísimo les incita a recoger antes de acostarse? "tonto, papa"; ¿que se pelean por nada? "eres tonto, tete"; ¿que servidora trata de poner paz? "tú tonta mama"; ¿que me dicen tonta? "no, tú no digas tonta, tonto"; "tonto tú", "tú tonto, tete", "no me digas tonto, tonto", "tete tonto", "tonto tú""¡que no me digas tonto, tonto!"... hasta el infinito y más allá...
La tontuna esta me tiene consumida, porque por más que lo intento no consigo sacarles el "tonto" de la boca...como es Carnaval, les he dicho que ya que lo repiten tanto vamos a disfrazarnos todos de tontos...gran error, porque el mayor ha empezado a acribillarme con una batería de preguntas que no he sabido contestar...que cómo es un tonto, que qué se pone para ir de tonto, que por qué los tontos son tontos, así que ahora ya no sólo tengo que escuchar todos los días la misma cantinela, sino que tengo que inventarme un disfraz de tonto y explicar la genealogía, etimología y significado de susodicho término...al final va a resultar que la tonta soy yo, está claro.

Claro que a veces la cosa pasa a mayores y del afán por el tontismo pasan al afán por el mordisco, y ahí es cuando ya empiezo a desesperarme y también, qué leñe, a a cansarme de mediar. Suele ser el pequeño el que ataca al mayor, que de naturaleza más pacífica y tranquila, acaba siendo casi siempre la víctima del terrible Chuchi II. Si es que estoy a punto de cambiarle los dibujos por pelis del Jackie Chan a ver si el pobre aprende autodefensa...cuando no están juntos se portan de maravilla, y se echan de menos un montón, pero es verse de nuevo a la salida del cole/guardería, y habemus bronca... y para colmo después de este encierro griperil que nos ha dejado semisecos resulta que el lunes -¿alguien me puede explicar esto de los días de libre elección por Dios?- tampoco tienen clase... tiemblo ya sólo de pensarlo... así que si alguien conoce algún remedio para esta manía tontil y mordedora, agradeceré lo comparta en la blogosfera para consuelo y salvación de esta pobre madre al borde de la enajenación mental...
Y gracias mil.


No hay comentarios:

Publicar un comentario