Google+ Followers

miércoles, 5 de junio de 2013

La funcionaria

Hace un par de días viví una experiencia surrealista que necesito contar aquí. Escenario: El bar del mercado debajo de mi casa. Allí estaba yo con Chuchi I que -otra vez- me había convencido de que estaba pasando una enfermedad mortal tipo ébola o algo así lo que le impedía ir al cole y era de imperiosa necesidad quedarse en casa con mamá...¿cuándo asimilaré que un ñajo de tres años y medio ya me tiene cogido el truco? En fin, que ahí andábamos zumo de piña él y cortadito yo, cuando veo una taza de café humeante a mi vera. Se acerca una señora y me aparto un poco:

-Uy perdón no me había fijado que estaba aquí...
-No tranquila, tranquila, si estoy aquí esperando para la cola del pescado... está ahi mi compañera también... estamos esperando tanda... 
- Ah (sonrío)...
- Es que aprovechamos el ratito del café para salir a hacer la compra de la semana ¿sabes? Un poco de pescado y carne, pero hija, los viernes está a tope...
- ... 
- Es que oye, es un lujo trabajar al lado del mercado ¿eh? (sonríe)

No sé si me habrá visto la cara de flipe pero la mujer opta por callar. Durante los casi 25 minutos que estoy en la barra ni se inmuta hasta que la compi viene a avisarla y se va hacer la compra. Al cabo de 15 minutos pasa por mi lado y se despide con un "hasta luego, guapa". Si contamos el tiempo que tarda en llegar al trabajo y el que ha perdido en salir, calculo otros 20 minutos más. Total, un hora. Mi flipe se torna indignación y no puedo evitar preguntar a la camarera:

- Oye, ésta que estaba aquí sentada es funcionaria ¿verdad?
- ¿Quién? ¿La Toñi? uy, sí, nena, es una asidua...

A ver Toñi, funcionaria: De verdad que alucino con tu morro. Y el tuyo y el de tu compi. Lo que es un lujo en los tiempos que corren, no es currar al lado de un mercado, sino tener curro. Y lo que es duro como el cemento es la jeta que tú tienes. Imagino que estarás tan acostumbrada a escaquearte una hora y pico cada día que ya lo consideras normal y por eso se lo sueltas al primero que pasa. Imagino que tu miopía moral te impide ver las colas eternas que se forman en tu oficina mientras tú compras, junto a tu amiguita, el rape que muchas personas no pueden comer  por no tener trabajo. Tu desfachatez es tal que aún creerás que ese privilegio te pertoca por derecho y que al que no le guste que se joda que te lo has ganado a base de oposiciones. Pero claro, luego tú y tu compi os llevaréis las manos a la cabeza cuando os quieran bajar el sueldo o reducir el cuerpo funcionarial. Y os echaréis a la calle a protestar. A manifestaros. Pues que sepas que -con todos mis respetos para todos aquellos que sí se ganaron su puesto- conmigo no cuentes para esa manifestación. 

martes, 28 de mayo de 2013

Gracias, merci, thanks!

Hoy quiero dar las gracias a las chicas de The Little Owl Bcn, dos mamis apasionadas por el scrapbooking, por haberme dado un premio. Ellas, que son divinas de la muerte, hacen unos álbumes de regalo monísimos que hacen que servidora se sonroje al pensar que lo más mañoso que hago es pegar con celo la lista de la compra en la nevera....aiiish señor que cruz... tendré que fijarme más en sus técnicas a ver si se me pega algo más que el celo... lo dicho ¡una monería!
Hay varias condiciones para recibir el premio y menda nopiensarenunciaraningúntipodepremio aunque me hagan colgarme de un puente con los dientes, que son: primero hay que contestar un pequeño cuestionario (11 confesiones y 11 preguntas) y luego recomendar 11 blogs con menos de 200 seguidores. Me voy a prestar gustosa porque me encanta que sean 11, 11 y 11, ya que tengo la estúpida manía de pensar que mi vida se rige por los unos, los cuatros y los ceros (pero eso da para unas cuantas entradas más así que lo dejo para otro día...). Así que ahí va!

Confesiones

1. No me gusta confesarme.
2. Me encantan los zapatos.
3. Tengo el armario lleno de zapatos que no me pongo.
4. Me gustan la comida mexicana y los brazos de Rafa Nadal.
5. No me gustan el sushi y la nariz de Poli Díaz.
6. No me gusta la gente hipócrita.
7. Amo a mis chuchis.
8. A veces "mataría" a mis chuchis.
9. Soy licenciada en Humanidades.
10. Escribo un blog porque me desahoga.
11. Me gusta pasear por la playa en invierno.

1. ¿Tienes nuevos proyectos para el blog? Sí, aunque de momento todo en mi cabeza...
2. ¿En qué te inspiras? ¡En todo lo que me rodea!
3. ¿Qué hobbies tienes? ¿Quieres decir los cinco minutos que me quedan libres al día después de la lucha diaria con dos chuchis guerrilleros? Dorrrrrmirrrrrr!!
4. Tu receta estrella: Pffff... creo que el pastel de zanahoria, cuando consigo controlar las cantidades y que no se me desborde..¡al final le cogeré el truquillo!
5. Tu lema día a día es: Respira hondo, mami, es sólo una etapa... ;)
6. Canción favorita: Liiiibreeeee, cuando el sol como amanece yo soooooooy liiiiiiiibreeeeee, cooooomoooo el maaaaaaaaaar!!
7. ¿Cuál ha sido el mejor momento de tu vida?: ¡Hay tantos!...
8. Coleccionas alguna cosa: Códigos de barra del Nescafé, que ya tengo preparados los sobrecitos para llevárselos a San Antonio a ver si me hecha un cable y este año me toca sueldazo vitalicio...
9. ¿Conocías mi blog? Ay pues no paquétevyaengañá... pero ya os sigo ¿eh? ;)
10. Descríbete en tres palabras: Yo-soy-así.
11. Te ha alegrado recibir el premio: (A lo Pe) I was born in a place called Alcobendas, where this was not a very realistic dream... ;)


Y mis premiados son....tachááááááán:

Bienvenido a Babia
The Lovely Apartment
La trastienda de Limón y Neda
Un toque vintage
Sobrevolando los cuarenta
Much more than I am
Mi mamá me mola
No lo tengo claro
Varietés
Hasta el higo
Mi alter ego
Blogueando de mi vida

Ea...mañana más como dicen por ahí...









lunes, 13 de mayo de 2013

El refrán de la semana (VIII)

Retomando nuestro didáctico estudio del refranero español, esta semana nos centraremos en el siguiente:

A caballo regalado, no le mires el dentado.

Significado: No seas tan ruin de quejarte por un regalo, hija, que encima que sale gratis con lo que eso cuesta hoy día...

Cuándo usarlo: Evidentemente, cuando te regalan algo que en principio no mola.

Ejemplo: Cuando Queridísimo apareció por la puerta el sábado con un vale para un masaje, servidora se puso a dar saltitos de alegría en plan "¡masaje, masaaaje, yuuuuuupi!". Cuando servidora vio el vale (una cartulina con unos garabatos en chino) la alegría se transformó en mosqueo.

- ¿Y esto?
- Amor, del sitio ese nuevo que han abierto aquí delante que dices que te gustaría probar...

A ver, una cosa es que diga " uy mira qué monos las chinitas que han abierto un sitio de masajes con muchas fotos de orquídeas y de pies con círculos de colores que encima no cierra nunca y que está al lado de casa" y otra cosa es que mi idea de regalazo de masaje sea un pelín distinta, con spa y champán y luz de velas y todo eso... pero bueno... a caballo regalado...
Como tengo que salir a pasear con los chuchis, aprovecharé y pasaré a pedir hora para el domingo. Mientras todos duermen la siesta, me premiaré con un masaje ultramegarelajantedominguero y saldré como nueva... planazo...
Cuando paso por la puerta, pico al timbre y me abre una chica muy risueña:

- Hola mira, es que mi compañero ha estado aquí esta mañana y me ha regalado un masaje y me ha dicho que sólo tenía que bajar a pedir hora...
- ¿Hola? ¿Masaje? ¿Tú pedil?
- Sí... este... a ver si era posible pedir para mañana por la tarde...
- ¿Tú pedil, sí? ¿Tú quelel chica o chico? Chico sí, mu plofesional ¿sí?

Mosqueo. ¿Qué significa chico mu plofesional? Dudo entre preguntarse cuán profesional es uno y otra, o cuál es la formación de ambos, pero al final, como siempre, me callo y contesto con voz muy bajita:

- Eeeeeh...pues el chico por favor...

Cuando bajo a la hora acordada me recibe "el chico". Un chinito alto y delgado con dientes conejiles a quien llamaremos Chon Li (siempre me ha gustado imaginar cómo se llama la gente, adivinar los nombres por sus caras y además prefiero ponerle un nombre que llamarle "el chico". Así que se queda con Chon Li). Ya que la menda retiene más líquidos que Bob Esponja en el fondo marino decido preguntarle por el drenaje linfático:

- Perdona, ¿tú haces drenaje linfático verdad? Me gustaría hacerme uno...
- ... Dlenaje ¿sí?...

Me doy cuenta de lo estúpido de mi pregunta, porque Chon Li no entiende un carajo de español y evidentemente va hacer lo que le dé la gana, así que no creo que me sirva de mucho insistir. Me dirige con gestos a una habitación minúscula donde me hace tumbar en una camilla boca abajo, mi cara incrustada en un agujero. No me gusta esa posición, porque con la cara incrustada tal que así a una se le apretujan los mofletes y se le queda la boca abierta como un pez globo, sin poder juntar los labios, como Carmen de Mairena pero sin el como...
Chon Li empieza a masajearme la espalda. "Menudo linfático, pienso; si parece que está amasando pan"... de repente, en cuestión de segundos, las manos de Chon Li se transforman y se convierten en instrumentos al servicio de un maestro. Con el virtuosismo digno del mejor director de orquesta, Chon Li toca con pericia allá donde más duele, destensando con precisión de cirujanos los agarrotamientos varios que se han ido instalando por mi cuerpo. Fuerte aquí, suave allá, mi espalda se descontractura a medida que mi cuerpo se relaja, todo mi ser flota por encima de la camilla y me dejo llevar al ritmo de la música, el aroma de las orquídeas y la tenue luz de la estancia... mi cuerpo se abre al universo bajo la atenta mirada de Chon Li, me siento levitar, girar, girar...

- ¿Gilal?

Ploc. Abro los ojos. Un chorro de baba ha caído al suelo. Ploc. Me he quedado frita y no me he enterado de nada. Chon Li me pide que me gire. Lo hago, con la baba aún cayendo a chorretones. Ya está. Le doy las gracias y me visto. Me miro al espejo: la cara marcada con un tremendo círculo rojo, restos de baba en la camiseta y el pelo a lo Algo pasa con Mary. Parezco una homínida de Atapuerca. Cuando salgo, muerta de vergüenza (¿habré roncado?) me despido con una sonrisa y una especie de sonido gutural que intenta ser amable:

- Gngngng...gracias...
- Glasia, adió, tú volvé, ¿sí?

Me pregunto cómo narices ha hecho Queridísimo para entenderse con ellos...


jueves, 2 de mayo de 2013

La abdicación

Mira Beatriz qué maja...¿Qué estás cansada de reinar y te pesa la corona? Normal, ser la más de la más de la nobleza es duro... la sangre azul es muy azul, y la corona pesa... así que lo mejor es abdicar en nombre de tu churumbel, que ya tiene un poquito más que la mayoría de edad para poder reinar, una fiestecita de tres días, unos once millones de euros y ¡voilà! Se desprende una de la corona con tanta elegancia y estilo como se la puso, y aquí no ha pasado nada, a comer faisán y hacer calceta en el palacio... a que todos te quieran y te aclamen, y te ahorras el que todo el mundo -hijos incluidos- recen para que la palmes de una vez porque duras más que el conejo de Duracell y se queden con el ansiado cetro real... aish qué mala es la envidia...

Una mami que se jubila, un hijo que recoge el testigo y venga algarabío, juerga y despiporre, tres días sin parar... y como a servidora le encanta el cotilleo y modelitos como estos no suelen verse a menudo, pues ea, criticando que es gerundio...

Los protas: Ella se pone lolaila y sonríe forzada porque le pesa el cuello y la cabeza con tanto brillantazo. Él ni fu ni fa, estándar. La madre se ha hecho una chaqueta con el mantel de la mesa camilla de palacio. El patrocinador del evento es la laca Pantene.
El hermano del rey y alguien que no sé quién es pero se quiere parecer sospechosamente a la nueva reina con ese modelito rojo.
La extraña pareja: Otras dos princesas; a la bajita regordeta le falta el mocho y la otra tiene un aire a Glenn Close versión Cruella de Vil.
Príncipe Alberto: esa pose gorila no le favorece. Charlene no está, que debe estar hasta el moño de tanto imbécil. Y la pobre que está al lado llevará mucha corona pero el aire de novata no se lo quita nadie. El chal es de la tienda de Lolín.
Príncipe Naruhito: Otro que va solo, aunque le acompañan los príncipes suecos. Ella sonríe demasiado, pero el color le favorece.
Carlos y Camilla: El eterno aspirante, hasta la seta de ir a coronaciones que no sean la suya. Su cara de "another beer please" lo dice todo. Orejas y mofletes a juego. ¿Y esa mano y esas uñas de albañil?
Ella y su atuendo bicolor: en catalán hay un refrán que dice on no hi ha no raja... pues eso, que de donde no hay no se saca.
Federico y Mary de Dinamarca: Guapos y conjuntados. Ella de Dinamarca no tiene nada, que es más australiana que los canguros, y tiene un sospechoso aire a la Kidman pero en moreno...¿se pincharán el bótox en el mismo sitio? El vestido es de los menos feos.
Princesa Salma de Marruecos: tú que vas tan de liberal y emancipada con el pelo suelto a ver si en el país que reinas permiten que TODAS las mujeres lo lleven cuando les dé la gana...
Príncipes Haakon y Mette-Marit: de verdad hija, si querías dar la nota, las has dado todas: do de Doña señorona, re de remilgada, mi de miserablemente mal, fa de fatal, sol de sola te vas a quedar como sigas con esos estilismos, la de lastimica que tú das, si de sinvergüenza y do de dolor al verte con semejante estropicio. Has metido la pata, Mette.
Príncipes Felipe y Letizia: Unas tanto y otras tan poco...Mette nadando en la abundancia carnal y esta pobre pidiendo un plato de pasta a gritos... ¿ y qué es esa pose? ¿De verdad hace falta ir tan de estirada por la vida? Ese tiesismo, ese rictus forzado meríonomerío... mujer desténsate, que parece que te has tragao un bastón...

Pues nada lo dicho, que no hay nada como la nobleza, la realeza y la pereza... y a chupar que son dos días... previsora que es una por haber tenido dos chuchis varón, a ver si consigo que uno de ellos se empariente con las nenas de la Leti y me doy yo también al buenvivir... ;)

miércoles, 24 de abril de 2013

Preinscripciones o cómo comerse el coco

Estamos en época de preinscripción escolar. Los que solicitamos que nuestros hijos estudien en colegios públicos hemos tenido que pasar por una rosario de jornadas de puertas abiertas, preinscripciones, preguntas, sorteos, más visitas, más preguntas, y desesperación final en caso de que sólo tengas la puntuación estándar y te haya tocado un número mierdoso para el desempate.
Pero ¡ja! eso no le ha pasado a servidora este año, que como tengo puntos extras por tener ya un niño dentro, pues hala, plaza casi segura a no ser que todos los hermanos habidos y por haber decidan matricularse en el mismo centro y en la misma clase que mi Chuchi y me lo dejen fuera al pobre cual perrito tristón abandonado, que por pasar puede pasar, y si no que se lo digan al Barça que tan felices se las pintaba ayer...

El caso es que este año he podido percibir -que no sentir en mis carnes- el sufrimiento mamífero ajeno porque sus churumbeles entren en el cole deseado...las que me conocen de la guardería saben que tengo al mayor en uno de los coles del barrio y me han acribillado a preguntas, desde el generalizado "¿Estás contenta?" hasta otras más personales y estrambóticas. Pero hay una madre que me ha cogido confianza, y me está dejando lela a preguntas, con cuestiones tales como "¿Es cierto que en tu cole se les perdió una vez un niño? Mi hijo es muy inquieto y no quiero que se pierda... ¿Sabes si hay algún tipo de seguridad para que los niños no escapen a la hora del patio? Esto deberíamos cambiarlo porque el otro día vi a una niña entrando en las clases a la hora del patio y no había nadie por allí...a ver si se van a perder niños... ¿Cómo ves el tema de la inmigración? Es que hija no sé, tal y como esta el barrio... ¿Crees que podremos modificar las extraescolares para que hagan más idiomas? Me interesa mucho que mi hijo haga chino porque a nivel comercial es muy importante y él ya hace música y alemán y blablaba...

A ver querida madre, puntualicemos:

- Si no quieres que tu hijo "escape" llévalo a Alcatraz. Un cole no es una cárcel.
- Desconozco si las extraescolares son "chino a nivel comercial", "ruso a nivel coloquial" o "esperanto a nivel subliminal". Y la verdad, este año me importa una mierda porque después de ocho horas en el cole el pobre muere por salir y servidora idem por verle.
- Sí, hay patio y sí, hay árboles, y los críos se suben (¡horror!) y a veces se caen (¡pavor!)... es un cole pequeño y todos se conocen y corretean de aquí a allá... es lo que hace la confianza, hija...
- ¿Inmigración? ¿A qué te refieres exactamente? ¿cuanta más inmigración mejor no? Así tu churumbel aprende pronto el árabe, el ruso y el chino, ¿no es lo que querías?

Me sorprende la desesperación de algunas personas porque sus hijos aprendan a ser máquinas cuanto antes mejor... Ya no hay juegos, ya no hay risas, canicas, rayuela, o un dolce far niente a la sombre de los árboles, ahora todo es preparación total y absoluta de nuestros cachorros para que salgan armados hasta los dientes en este competitivo mundo de hoy, y consigan ser políticos, banqueros o jefes de estado, para lo cual, todo sea dicho, se requieren otras cualidades extraescolares que espero no enseñen en mi colegio: avaricia, competitividad y una desmesurada ansia de poder. Así la próxima vez que la vea levanto la mano y finjo salir corriendo al encuentro de alguna amiga de la infancia que acaba de aparecer como por arte de birlibirloque o me hago la sorda en plan súperperdonameacabandeperforareltímpano o le digo que los marcianos me han abducido el cerebelo y finjo que me da una lipotimia craneal o simplemente me hago la muerta.

martes, 16 de abril de 2013

El refrán de la semana (VII)

Buenaaas,

Tras los últimos episodios víricos, volvemos a la normalidad (¿?) en el universo mamicooliano... Esta semana propongo recordar un refrán marítimo requetecierto, a saber:

En calma de mar no creas, por sereno que lo veas.

Significado: Que sí que sí, que por muy calmadita que parezca la situación prepárate, porque en cualquier momento se destapa la caja de los truenos y habemus lío...

Cuando usarlo: Aplícalo siempre que los churumbeles estén sospechosamente callados, cuando no les oigas gritar o lleven un buen rato jugando en su cuarto sin reschistar... aplicable también a la gente que nunca, nunca nunca tiene ningún problema...vamos que siempre va todo bien, siempre sonríen y nunca se quejan de nada porque tienen una vida maravillosa y estupenda, aparte de su dependencia del prozac, los atracones nocturnos, los cortes en las venas posteriores y los episodios maníaco-depresivos...si ya digo yo...que no pasa nada mujer, que todas tenemos un lado  muy Virgina Woolf...

Ejemplo: No te fíes, no te fíes, no te fíes... Si hace rato que has perdido contacto visual con los chuchis, y no oyes algarabía, griteríos o porrazos varios, sospecha...lo más probable es que estén en su cuarto, cortando las sábanas con unas tijeras, pintando la pared con eyeliner, destripando los pañales a ver de qué están hechos, despegando los vinilos de piratas -y con ellos la pintura- o todo a la vez... tampoco te fíes de su mirada clara e inocente cuando les preguntas desquiciada qué están haciendo y te responden con un pueril nada... para estos aprendices de Chucky no hay mueble, pared, sofá o vitrina que se les resistan.. y como las academias militares han empezado el curso y han prohibido el miolastán en todos sus tamaños y cantidades, pues no te queda más remedio que apechugar con las paredes pintarrejeadas, los pañales destripaos o los muebles mordidos; o cagarte en tus muertos y arrancarte -otra vez- los pelos; o encontrar un centro de reclutamiento para madres e internarte un par de meses para luego salir a lo teniente O´Neill y lidiar con los chuchis en plan ellos o yo... la última y más desesperada opción es llamar al seguro y denunciar robo con violencia en el domicilio; lo más probable es que cuando vean el estado de tu zona cero infantil te crean a pies juntillas y decidan indemnizarte con un un pastonazo que puedes utilizar para comprarte esos tacones dominatrix total que siempre has querido tener pero que nunca te vas a poner... ¿o sí?

lunes, 15 de abril de 2013

Splash!

Estoy alucinando. Alucino en colores. Acabo de enchufar un rato la caja tonta por aquello de que me entre el sopor necesario para inducirme el coma y dormir, y he dado con un programa llamado Splash! Famosos al agua...
A ver.... primero ...¿alguien me quiere explicar el contenido del programa? ¿Un grupo de pringados saltando desde un trampolín? ¿Para conseguir qué exactamente? El elenco va desde dinosauro Aroca (¿pero cuántos años tiene esta mujer? ¿duerme en formol? Si cuando yo era cría ya andaba por ahí haciendo el payaso en TVE...) hasta Serafín Zubiri, el cantante ciego y "sin límites" o una tal Romina noviade, que lo hace tan mal que acaba con un ojo a la virulé y fuera del concurso... manda huevos... la verdad es que hay que ser muy gilipollas o estar muy aburrido para ir a un programa cuyo morbo consiste en esperar a que caigas en plancha o te rompas la crisma... y luego alucino con el jurado... Guti (¿perdón? archiconocido por su experiencia en el mundo del salto sincronizado, claro) o Santiago Segura... un comité de expertos como la copa de un pino... y Anna Tarrés, la exentrenadora de la selección, que no tiene escrúpulos en seguir aplicando sus técnicas por lo visto denigrantes para chupar cámara y hacerse la "experta" del concurso... el inicio es de traca, con saltadores profesionales luciendo estilo mientras los protas salen en plan Operación Triunfo a recibir los aplausos de un público enfervorecido y Arturo Valls baila emulando a Madonna -con el mismo maillot rosa- y te entran ganas de vomitar...

Tengo que quitar ese programa. Lo que se suponía iba a dormirme me desvela y me indigna; hasta dónde llega el nivel de payasada en este país... y lo peor es que parece ser que la cadena de la competencia tiene un programa similar Mira quién salta, en plan guerra total por la audiencia...Del mira quien baila al mira quién salta...¿qué será lo próximo? ¿Mira quién se presenta a presidente? Cualquiera de ellos podría serlo, dada su capacidad de espectáculo...ya que nos toman por imbéciles, y que se llevan los programas de gente "famosa" haciendo cosas "muy difíciles para ellos", sugiero un programa tipo Leer. Famosos aprendiendo o Mira quién curra, con pruebas tan insuperables como un dictado sin faltas de ortografía, un examen oral tipo primero de primaria, o una prueba de resistencia a ver quién es capaz de leer un libro durante más horas seguidas sin morir de tedio... felicitemos a esta nuestra televisión que cada día nos brinda una muestra más del amor que sienten por los telespectadores y el afán educativo y enriquecedor que sin duda alguna es el motor de su trabajo...

miércoles, 10 de abril de 2013

Los própositos

Ya que hoy he podido disfrutar de una tarde zen -léase dos horas sin discusiones, o peleas a ostia limpia de los chuchis, que por alguna extraña conjunción astral han estado durante un buen rato jugando tranquilos- he tenido tiempo para pensar en algún nuevo propósito para este año. Sí, esos propósitos que suelen hacerse el último día del año anterior. Pues oye, qué queréis que os diga, que no he tenido tiempo y que de todas formas tampoco me suelen durar más de un par de semanas, así que no importa que los haga a mitad de año porque a duras penas llegarán a noviembre y diciembre... pero como la voluntad hay que trabajarla, y por circunstancias de la vida este año me encuentro con más tiempo en casa pues voy a intentar al menos cumplir uno o dos...

- Mi tiempo. Ser mami a tiempo completo cuesta, está claro. Pero hay por ahí un montón de mamiperfectas -o eso parecen- que encuentran tiempo para vestir inmaculados a sus hijos, llevarles mil extraescolares, tener la casa como una patena y además tener una carrera sublime, leer a Victor Hugo, escaparse a Zanzíbar con las amigas en plan Sexo en Nueva York y hacer gala de un look siempre divino. Servidora resopla como un buey todos los días camino al cole, hace gala de un cutre look que nadie quiere imitar y lo único que lee son los prospectos de los antibióticos... pues como que hay algo que no va...

- Aprender a cocinar. A ver, no es que no sepa nada en absoluto, pero variedad, lo que se dice variedad, en casa no hay. A los pobres chuchis se les está quedando cara de judía con patata y merluza al vapor. Tampoco es plan. Requeteleo un montón de recetas supernutritivas, variadas y sabrosas, y cuando me pongo a hacerlas acabo malmezclando los ingredientes y cocinando platos tan rarunos como insípidos, eso cuando no me equivoco y pongo mayonesa en las magdalenas o Cola Cao en la pasta...todo muy Ferran Adrià pero que se lo coma su madre...

- Ejercicio: necesito hacer algo más de ejercicio aparte de cargar con bolsas de naranjas y tirar de carroniñocochemotopatinete. La flacidez se ha instalado en mi ser y no consigo erradicarla...qué tortura por Dios... y esa gravedad...¿cómo luchar contra ella?...

- Improvisar: Qué bello palabro. Y qué inexistente en mi vida. Hasta la seta de planificar horarios, comidas, vestimentas, vacaciones... nada de improvisación desbordante, nada de salir a la calle sin rumbo fijo (no guardería-cole-cole-guardería), nada de comer lo que sea y cuando sea... así que fantaseo con improvisar un poco más, antes de que ser abducida por el club de las amantes del washi tape o me encierre en casa a practicar origami...

Aiiiiish... las cosas sencillas son a veces las que más cuestan, y según dicen para cambiar un hábito o costumbre es necesario repetirlo entre 21 y 24 días...así que jaja, ya os podéis imaginar en lo que se van a quedar con toda probabilidad estos propósitos... totally agua de borrajas, pero en fin... que los propósitos son como las utopías, y ya lo decía nuestro querido José Luis Sampedro: "La utopía es algo que nunca se alcanza, pero que es necesaria para que el hombre sepa hacia dónde va".

Pues eso. Buen viaje, maestro.

martes, 2 de abril de 2013

El régimen


Desde que tengo a los chuchis mi vida se ha convertido en una continua lucha contra el régimen. Y no, no soy comunista, ni fascista, ni de ninguna ideología extrema. Hablo del régimen alimenticio. De llenar el buche, vamos. Y es que del cuidado y la preocupación por una buena alimentación he ido pasando paulatinamente a una especie de fijación por el “aquí no se tira nada” que ha devenido en una obsesión compulsiva en toda regla: mantequilla con albóndigas, queso Kiri con quicos, calamares con nocilla, todo vale con tal de aprovechar hasta el último resquicio alimentario.
Pero hete aquí que la fijación obsesivo-compulsiva ha derivado en algo aún mucho peor, que es el acabar robándole la comida que tan amorosamente sirves a tus propios hijos para zampártela tú en un ataque de bulimia. “¿No quieres más boloñesa ¿verdad? Trae, trae”, “Dame ese trozo, que mami te ha puesto mucho”, “Deja, no comas más, dale a mami, mmmm, qué rico!” Y claro, al final acabo engullendo su comida, la mía, y la del perro que no tengo. Y ellos encantados, que saben que su madre se trinca hasta las pastillas del lavavajillas si me las aliñan, pues comen tan contentos hasta que ya no quieren más, y me llaman “maaaaami”, a la espera de la madre bocaquetodolopuedecamióndelabasurarecolectoracomemierda….¡al buche!
Estas vacaciones hemos estado tres días en Andorra, en un hotel donde la chica que venía a hacer la cama por la noche obsequiaba a los huéspedes con unos bomboncitos de lo más cool; y claro ella tan escamada porque siempre le pedía un par más: “son para mis chuchis hija, ya sabes, los críos adoooooran el chocolate”… Pobrecitos míos que en cuanto se disponían a abrir susodicha golosina aparecía servidora avasallando en plan desactivadora de los Tedax “¡no no quieto eso no no uy no malo caca aj!” y se lo arrebataba para esconderlo en el armario…y para luego más tarde acercarme a recuperarlos a lo Gollummitesoro y engullirlos a escondidas… imaginaos la cara del pobre Queridísimo cuando entra en la cocina alertado por unos gruñidos tipo “ñaj glu ñam jeje” y me pregunta:
-¿Estás bien?
- Fiiii…
¿Qué te pasa en la boca? ¿Estás bien?
-¿Eeeeeih? Fiiiii…
Me giro y dos hilos de baba marrón me caen por la comisura de los labios…la boca a reventar de bombones…
-¿Otra vez estas zampando?
-…Noooof…
-¿Son los bombones de los chuchis? Joder nena, lo tuyo es enfermedad…
-Nooof, no ef enfelmedá…ef amó maferná…lo fago fó fu bié…

Huelga decir evidentemente les estoy protegiendo de unas caries prematuras, que servidora necesitaba dosis extra de energía para pasarse la mañana tirando de trineo arriba y abajo como mula de carga, y que bien vale un atracón el velar por su salud y su dieta. Además qué leñe, que se lo han pasado teta en la nieve, que la cara de Chuchi I escupiendo nieve en su primer leñazo con el trineo ha sido todo un poema y que las doce barras de Toblerone que he traído escondidas debajo de la rueda de repuesto no son para mí, sino para regalar a la familia. Y que no soy una madre desnaturalizada, que lo que quiero es reírme con y de los chuchis hasta que me salten las lágrimas y me duelan las costillas, que cuando sean mayores y tengan uso de razón y me manden a la mierda por malamadre, coñazo y puñetera recordaré todos estos momentos y también lloraré, aunque será de nostalgia...

sábado, 23 de marzo de 2013

El refrán de la semana (6)

Antes que nada, siento el retraso. Doña Varicela ha decidido hacernos una visita y, ejem, pues ya imagináis... en fin, hete aquí el refrán que creo me viene como anillo al dedo estos días:

Palabras vanas, ruido de campanas

Significado: hacer caso omiso a lo que no interesa o no tiene ningún sentido, en este caso las palabras de servidora...

Cuándo usarlo: pues cuando interesa, claro. Los Chuchis son unos expertos en hacerlo, y les sale requetebién.

Mis hijos no suelen hacerme caso. Generalmente me miran con los ojos como platos cuando me enfado para, acto seguido, pasar tres pueblos de mí y seguir a su rollo. El final siempre es el mismo cuando me quedo en casa. Madre desquiciada, ñajos revoltosos, casa patas arriba y bronca sí y otra también. Y es que ha llegado un punto en el que mi vocabulario, otrora vasto y humanista, ha quedado reducido a su miníma expresión, esto es, a una retahíla de sandeces sin sentido que me dedico a repetir una y otra vez como si de un mantra se tratase y esperando algún resultado del estilo supercalifragilisticoespialidoso. ¿A dónde narices voy? ¿Qué pretendo hacer? ¿Qué quiero conseguir? En mi interés por conocer el profundo caso omiso que suelen hacerme mis chuchis, me ha dado por recopilar las frases que más utilizo y que veo que son, hasta ellos lo saben, de lo más sinsentido que hay. Absurdeces y preguntas sin respuesta del tipo:

"Te voy a...te voy a...": Muy usada, y totalmente ineficaz: ¿Te voy a qué? ¿A colgarte de los sobacos a ver si creces? ¿A reventarte la hucha del cerdito y pirarme con la pasta? ¿A enseñarte a hacer ecuaciones trigronométricas? ¿A qué, por Dios, a qué?
"Como no me hagas caso te vas a enterar...": La amenaza fantasma: ¿Enterarse de? ¿Del cambio euro-dólar, de quién filtró los papeles de Bárcenas, de cuántas galaxias hay con agujeros negro dentro?...
"Sal de ahí ahora mismo o si no...": Especialmente ridícula: O si no...¿te saco?
"Anda, aaaanda y aaaanda": Made in La Mamma. Esta no significa nada y la uso a discreción, simplemente por decir algo. Otra absurdidad.
"¡Ya vale! ¡Que vale ya!": tanto monta, monta tanto, mismo efecto que multiplicar por cero.
"Eso no, que nooo...¡he dicho que no!". La traca final, y como siempre, resultado nulo.

En fin, que tras analizar tanta gilipollez junta, no me extraña que mis hijos me tomen por el pito del sereno, no me hagan ni caso y encima se me rían en la cara. Yo también me reiría de una pánfila adicta a las memeces. Así que voy a cambiar de tercio, y puesta a decir chorradas, pues me paso al lado literario y a partir de ahora, greguerías a lo Gómez de la Serna. A ver qué cara se les queda cuando les diga:

La Zeta es un siete que oye misa.
Las bellotas nacen con huevera.
La B es el alma de cría del alfabeto.

¡Y chuparos esa, chuchis! A ver con qué cara me miráis ahora...

lunes, 11 de marzo de 2013

En el nombre del padre

En este tragicómico mundo que es la maternidad, una figura emerge con fuerza entre las demás en mi universo mamífero. Jugando un papel determinante en la faceta más aventurera de los Chuchis, podríamos decir que pese a que Queridísimo es todo amor y ternura con los peques, en una escala del 1 al 10 de responsabilidad en accidentes y trastadas varias, él tiene un 12.
Ésta nuestra figura paterna, el cabeza de familia, el padre de mis hijos y amor de mis amores, tiene una especial cualidad para para producir despropósitos infantiles que dan al traste con todos mis cuidados de madre a tiempo completo y hacen que me suba la presión, la bilirrubina, y se me desboque la alopecia. Y digo yo haciéndome una y otra vez preguntas retóricas: ¿Son así la mayoría de las figuras paternas o es que he topado con un especimen de lo más peculiar?
Y es que este hombre no tiene parangón. ¿Qué se van a jugar con arenita al parque? Cuando llegan, si los rebozo hago croquetas (eso si no se despista y tare a un churumbel que no es el suyo)... ¿Qué se lleva a los peques a merendar? Atracón de churros y churros con chocolate con la consiguiente cagalera... ¿Qué les gusta el patinete? Cuesta abajo y sin frenos, que es lo que mola... ¿Que se van a pisar charcos? "Pisar" se convierte en "bucear", con chuchis empapados y febriles al día siguiente...y así sucesivamente, en un continuo de aventuras y desventuras con final más o menos previsible, servidora al borde del colapso y dudando entre si ponerles a las criaturas el gorrito o el chaleco antibalas...

¿La última diversión? El caballo loco, o crazy horse. Engendro entre el gangnam style y el toro mecánico, la historia consiste en ponerse a cuatro patas mientras uno de los chuchis se le sube a horcajadas; como puede, se le agarra al pescuezo y hala, a saltar y girar como un poseso mientras el que está encima ríe sin parar. Los giros y las sacudidas se vuelven cada vez más bruscas hasta que el chuchi sale despedido y cae de bruces en la alfombra, rozando el pico de la mesa, la pata de la silla o lo que sea que tenga por delante. Y les debe hacer gracia a los jodíos, porque la carcajada es inversamente proporcional a la distancia a la que son expulsados y también a las taquicardias de servidora. Cuanto más lejos mejor. Cuanto más fuerte, más chillan. Y cuanto más chillan, más me acojono, visionando varias salidas irremediables a la situación:

a) lo mato

b) me mato

c) renuncio y me largo a tomarme un Bloody Mary con mi amiga no sin antes haber forrado todas las esquinas con esparadrapo y dejarle a mano el teléfono de urgencias

d) me apunto al rollo: yo también me tiro encima, pero peso muerto y a lo Falete en Splash, a ver si a mí me lanza tan lejos

e) abro el ordenador y empiezo a escribir un post...

Ay Señor, miedito me da cuando tenga que enseñarles a montar en bicicleta...

lunes, 4 de marzo de 2013

El refrán de la semana (5)

Visto el tiempo de la semana pasada, con sus abundantes ventiscas, aguaceros y tormentas varias, me viene a la mente un archiconocido refrán para el post de hoy:

Al mal tiempo buena cara.

Significado: Y una mierda.

Cuándo usarlo: Nunca. Nunca mientras tus hijos tengas menos de 4 años y no distingan entre pisar charcos con las botas de agua o con las botas de piel de becerro que les ha regalado la abuela gastándose media pensión.

Que sí, que al papanatas que me diga la próxima vez eso de al mal tiempo buena cara le cojo por el cogote y le digo: "Mira. Te voy a hacer un encargo muy sencillo: tienes que ir a buscar a los Chuchis, primero al pequeño a la guarde y luego al mayor al cole. Caminando. Te llevas el carro para el pequeño; cuando salgas de la guarde lo abrigas bien, porque hace frío y el pobre pilla una bronquitis sólo con ver las nubecitas del programa del tiempo; le pones abrigo, guantes, bufanda etc, y lo metes en el carro. Con el plástico claro, que está diluviando. Y palante. Y no te preocupes si lo oyes llorar o gritar porque no quiere el plástico, tú aguanta. Y si empieza a salir vapor del plástico, tranquilo, probablemente se está cociendo vivo, tú sigue. No te olvides de tu paraguas-sombrilla mientras empujas el carro, que tú tampoco te puedes mojar. Date prisa en llegar al cole antes de que Chuchi II se haya evaporado dentro del plástico: recomiendo que hagas unos agujeros para oxigenar a la criatura. Y cuando llegues al cole, a ostiazo limpio con la gente que la entrada es muy pequeña y todos tienen prisa. Recoge a Chuchi I, ponle las botas de agua mientras Chuchi II habrá conseguido resbalar hasta el suelo y se estará deshaciendo; sal con el carro, Chuchi II a remolque, las meriendas, Chuchi I con las botas y su paraguas-espada, tú con tu paraguas-sombrilla y el patinete del crío con el que Queridísimo le ha traído esta mañana y que se ha olvidado llevar, y sal por donde has entrado. ¡Ah! Y reza por que al mayor no se le ocurra decir que llueve mucho y que por favor le bajes el patín de atrás del carrito porque le molesta el paraguas y se está mojando y quiere que lo lleves... porque entonces ya entramos en la fase bebécarroniñopatínparaguaspatinete y ríete tú del Circo de Sol. Luego te vuelves a casa, como puedas, medio a rastras, más parecida a una sardina que a una madre y bien digna, con la cabeza bien alta y sonriendo, que lo de menos es cómo llegues, lo de menos es cuántos kilos pierdas por el camino, lo importante es, ya se sabe, hombre: al mal tiempo buena cara".

miércoles, 27 de febrero de 2013

Los Oscars

Ay... los Oscars... ¿quién no ha soñado en ganar uno y pasear estupenda con un modelazo de impresión por la alfombra roja mientras te admira medio planeta? ¿no? Pues yo sí. Pero como los sueños sueños son, pues ahora toca chupar revistas, programillas y resúmenes varios. Y claro, la alfombra roja es una ocasión perfecta para ese cotilleo que tanto mola... Por lo visto este año el nude (monotono de piel, vestido y maquillaje...un vómito, vaya) triunfó junto con el dorado y el brilli-brilli... a ver, hay de todo, y no soy ni mucho menos estilista, pero es cierto que ha habido gente muy guapa, y gente muy zaparrastrosa, tal que así:


LO PEOR:
Sofia Alves: No sé quién leches es, pero que alguien la devuelva al instituto por Dios...gorro trilero, falda cutre y patituerta...¿y esa chapa?
Anne Hathaway: La pobre se ha metido tanto en su papel de "miserable" que se ha hecho un remiendo con las sábanas de tafetán de la abuela en tono cangrejo descolorido... mujer, que te van a dar el óscar a la mejor actriz...
Catherine Zeta-Jones: Demasiado dorado. Recuerda a una mantis religiosa a punto de comerse al pobre macho...
Helena Boham-Carter: Por increíble que parezca, no asusta...aunque lleve un nido de cuervos en la cabeza...
Kristen Stewart: con esa cara de mehefumaotresporrosymelasudatodo no hay manera...
Pirueta exótica: esto es lo que pasa cuando una mujer, ya de por sí exótica, se hace un peinado exótico, se planta una tela exótica y unos zapatos exóticos. El estropicio.
Kristin Chenoweth: que alguien le saque los palillos de la boca a esta mujer...
Mujer hindú en ceremonia: Ojiplática me quedo. ¿Nadie le ha indicado la diferencia entre Hollywood y Bollywood? Aquí las lorzas no molan.


LO MEJOR:
Jessica Chastain: Impecable. La excepción confirma la regla, el nude le senta de maravilla. Clavaíta a Jessica Rabbit, oye...
Jennifer Garner y Ben Affleck: Pareja de guapos. Molan.
Jennifer Aniston: Ella sí que sabe. Aprovecha que no está su eterna enemiga y luce modelazo rojo pasión y noviete babeante.
Charlize Theron: Otra que se saca partido, aunque para mi gusto le sobra un poco de cola y no me mola el peinado machote.
Jane Fonda: A ella le va el estilismo ochentero, pelopincho con mechas, el aerobic y todo eso...pero bien lo luce, la jodía...

Y nada, que los sueños molan, así que a seguir soñando...

viernes, 22 de febrero de 2013

El refrán de la semana (4)

Holaaas,

El refrán de esta semana, sencillo, escueto y contundente,

Donde las dan, las toman.

Significado: Pues que visto lo visto, y tal y como están las cosas hay que andarse con mucho ojito con lo que uno hace o dice, porque donde las dan las toman, y el mal rollo te puede venir multiplicado por diez.

Cuándo usarlo: En mi caso las 24 horas del día, ya que ando expuesta de forma continua a ese combate eterno de pressing catch entre Chuchi I y Chuchi II. Ellos, con su requetelinda creatividad, siempre, repito, SIEMPRE, encuentran una excusa para pelearse...da igual que sus juguetes sean más idénticos que los gemelos univitelinos, o que servidora dedique horas a inventarse jueguecitos varios para compartir y compartir. Al final, acaban a ostia limpia. Y claro, cuando gana uno, el otro siempre encuentra una excusa para vengarse después. ¿Que me has quitado el coche? "pos" (pues) te arreo en la cabeza con el tricerátops; ¿que me no me dejas acabar el puzzle? "pos" te tiro Rayo Macqueen al váter; ¿que tú no me dejas el color que me gusta? "pos" te muerdo...y así en un sinvivir de "pos" y "pos tú más" que hacen que servidora acabe tirándose de los pocos pelos que le quedan y perguntándose porque no existe el Orfidal versión niños. (Vaaaale sí, hay momentos de gloria bendita en los que se abrazan, se quieren, se besa, y juegan en silencio y quietecitos, pero eso es tan raro como que Ana Mato acepte un regalo...).

Pero claro, pienso, eso no es nada comparado con Tita. Pobre Tita. He leído no sé donde que su nuera, su queridísma nuera ha vendido un cuadro por cuatro mil euros. Y es que resulta que Blanca, viva imagen del glamour, además de ser la mujer que ha enamorado hasta las trancas a su hijo, es toda una artista la muchacha. Y fíjate tú, lleva muchos años pintado y ahora ha expuesto por primera vez, vendiendo uno de sus cuadros por cuatro mil euros. Y claro, ahí está Tita, con su sonrisa eterna (¿puede esta mujer cerrar la boca o sufre de parálisis mandibular?), su estupendísima colección, su vocación al arte y su intento frustrado una y otra vez de que su hijo siga su camino, con una nuera que le ha salido rana; no sólo tira a pilingui como ella lo fue en su día, no sólo ha pegado un braguetazo como ella lo pegó con su amado Heinrich, sino que encima ahora va y pinta un cuadro. Bueno, varios. Y los vende. Uno por cuatro mil pepinos. Y tú que la odias. A muerte. Y las has puesto a parir. Tú, toda una vida dedicada a la divulgación del arte en tu país, tan lista, tan culta, tan divina, ahora te ha salido una competidora, y además pinta... Ay querida Tita, ¿y ahora qué? ¿qué será lo próximo? ¿Expondrá Blanca sus obras en el museo Thyssen cuando tu hijo herede? ¿Le comprarás un cuadro como gesto de buena voluntad y acercamiento final? ¿La invitarás al Mata Mua estás vacaciones y posarás para ella? ¿Seguirás cortándote el pelo en casa?
Tita, Tita, Tita...qué mala es la envidia, qué irónica es la vida...respira hondo mujer, sonríe un poco más (si puedes)...si es que ya lo ves, al final... donde las dan, las toman.

domingo, 17 de febrero de 2013

Fresitas

Ayer viví un momento de surrealismo fruteril que me ha recordado, de nuevo, un sabio dicho maternal. Y es que como bien dice la Mamma: “hija, poca mierda hace falta pa ensuciarte”...
Conocéis mi terquedad a la hora de dejar las compras para el último momento, lo que me lleva muchas veces a encontrarme con la nevera vacía justo cuando es la hora de ir a la guarde y al cole a recoger a los Chuchis que aullarán ansiosos por algo que comer y sin un triste gajo de mandarina que llevarse a la boca. Así que ando otra vez cargada como una burra cuando paso por la frutería del barrio, Chuchi I en patinete y Chuchi II en el carro pataleando por bajar. Delante mío hay un chico con acento argentino, una guitarra, y por lo visto muchas ganas de hablar; obviamente no tiene prisa como yo e inicia una conversación unidireccional con la dependienta, con cara de soylamásaburridadelmundomundial:

-Las frutillas estas, ¿a cómo van?
-¿Eh?...
-Las frutillas...(señala una caja de fresas)
-Ah...fresas...
-¡Fresas!...en Argentina las llamamos frutillas...sí, ¿son de acá? ¿De dónde son?
-Eh...del Mercabarna...
- No, digo de dónde son, si son de acá...
-Ah...Eh, de Huelva...
Chuchi I ha decidido recorrer la frutería en patinete y Chuchi II está haciendo una pirámide con los kiwis...
- ¡Ah! Huelva....¿está difícil ir allà ah?
-¿Eh?...
- A Huelva digo...¿vos conocés a alguien de allà?...dicen que todo el que va, vuelve
-...
- porque cuando llegás hay un cartel..
- …
- que pone...”Huelva”...
-...
Chuchi I sigue patinando, cada vez  a más velocidad y Chuchi II ha decidido hacerse un sombrero con bananas a lo Carmen Miranda. Yo empiezo a enrojecer...
- ¿A vos cuáles te gustán más? ¿Las grandes o las pequeñas?
- ¿Eh?...
- Las fresas, digo...
- Eh... no sé...
- ¿Y cómo que son más baratas las grandes? ¿Tenés truco, acá, con las fresas?

Llegado este punto me doy cuenta de hasta donde llega la gilipollez humana, y cuando lo único me gustaría hacer es descansar y poner los pies en alto o en bajo me da igual, metidos en un tanque de agua con esos pececillos que te chuperretean las plantas de los pies y te hacen un exfoliante pedicúreo que lo flipas y luego viene la chinita que te hace una manicura super cool y te da un masaje yin y yan mientras los Chuchis están desaparecidos bajo una montaña de juguetes, pues va a ser que no y que estoy esperando a que un sucedáneo de Jerry Lewis le dé la brasa a la mujer unisílaba y me veo resoplando como un buey a ver si con el reflujo de aire nasal se entera de que ya vale con el coñazo de Huelva y las fresitas y la madre que las parió y de que Chuchi I está a punto de meterse una berenjena en la boca y Chuchi II está rematando el tocado babanero con una piña y ha cogido un puerro y pretende darle otro a su hermano a la voz de “utaaaa, uta tete!” (lucha, lucha tete!). Y cuando estoy a punto de soltarle un “¿qué? ¿pagas ya?” pues lo espeto un “uy no, las grandes no te lleves que seguro que les echan hormonas”... para qué...
- ¿Ah? ¿hormonas? (A la dependienta): -¿Vos creés que le ponen hormonas a las fresas acá?
- Eeeh...
No puedo contaros el final de tan interesante diatriba porque no resistí más y menda, los Chuchis, el patinete, la piña, tres bananas y dos puerros hicimos mutis por el foro dejando a la unisílaba preguntándose en plan duda existencial por qué las fresas grandes son más caras que las pequeñas y al cantautor peñazo dale que te dale con la fruta...
¿Si es que para qué abro la boca?... Eso sí, he de volver, que le debo a la frutera una piña, tres bananas, dos puerros y una pirámide de kiwis...

lunes, 11 de febrero de 2013

El refrán de la semana (3)

Los acontecimientos de estos últimos días me han llevado a acordarme de un bonito y olvidado refrán de nuestro tesoro castellano:

De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco.


Significado: Que aunque no sea lo tuyo, a veces un poquito de intuición y de tesón valen más que cualquier formación...(hete aquí un ejemplo de pareado que ratifica dicho refrán).

Cuando usarlo: Cuando quieras mandar al médico al carajo, cuando quieras escribir y no sepas de qué, y cuando te dé la neura y te quieras gastar todos tus ahorros en pirarte sola -repito, sola- un mes a la India a practicar kundalini con el maestro yogui vecino de ese paqui del badulake de la esquina que vende esas samosas grasientas que te dan grima.

Bueno, está claro ¿no? Básicamente la epidemia griperil de estos días pasados me ha convertido en una doctora en mucosidades, febrículas y estornudeces diversas, saltándome la alarma interior a modo de hiperventilación cuando se me pasaba la hora de las medicinas varias, jarabes para la tos o antibióticos (evidentemente, cada uno a una hora, claro... que yo nunca he dicho que sepa organizarme). También me ha convertido en una esoyasédecirloyo cuando cada vez que he llevado a uno de los chuchis al doctor la respuesta del profesional es, una y otra vez, la misma: "es vírico". Agradezco que me ilustre de manera tan contundente pero cuando después de tres años y medio de llevar a los críos a su consulta pues como que "es vírico" ya me suena un poco a "no tengo ni idea pero ya se le pasará". Tampoco le culpo al hombre si la cosa realmente es así, es que alucino con la cantidad de viruses que se retroalimentan en los organismos estos enanos una y otra vez... Y claro, pienso en este refrán y me digo que si el buen hombre es muy médico también tendrá que tener algo de poeta y algo de loco; y que ya puestos podría hacer uso de esa locura poética para que en próximas visitas a la consulta no me cague en el Ilustre Colegio de Ilustrísimos Doctores y su Santa Madre entero por tener que esperar hora y media con dos chuchis febriles e insoportables, me haga salir más desquiciada e ignorante de lo que entré y sobre todo, me arranque una sonrisa (bueno vale, una mueca) en esos momentos de estrés vírico-agónico (hombre, es que al final una ya se acojona con tantos medicamentos...); pongamos tal que así:

"Si la fiebre has de bajar, Dalsy le has de dar. // Y también Ibuprofeno, para un resultado bueno. // Si la cosa no mejora, antibiótico a su hora. // Y si al virus no matamos trae a Chuchi, lo curamos. // ¿Oye niña qué te pasa? ¿Es que no te va la guasa? // Y cambia esa cara de flipada // ¿es que nunca has visto una consulta rapeada? // Es lo que se lleva, esto es lo que hay, porque ser superdoctor es de lo más guay..."

Pues eso, que estoy pa que me encierren.


sábado, 9 de febrero de 2013

Tonterías

Ha sido como en Platoon. Salgo de un encierro de casi diez días. Un viaje estratosférico y comunitario de ida y vuelta a la galaxia griperil. Pero ya estamos aquí....

Pero como todo lo que sube baja, y la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, pues ando de nuevo a la gresca con los Chuchis. Y debe ser cierto que la energía se transforma, porque lo que han llegado a ser dos pequeños despojillos frágiles y febriles se han convertido ahora en dos tsunamis en potencia dispuestos a acabar con las paredes, el sofá, los muebles y mi paciencia. 

¿La nueva moda? Llamarse tonto el uno al otro hasta que se desquician mutuamente y acaban a bocaos...¿que el mayor quiere jugar a coches y el pequeño a los animales? "tonto, tete"; ¿que el pequeño quiere plátano y el mayor pera? "tú tonto"; ¿que Queridísimo les incita a recoger antes de acostarse? "tonto, papa"; ¿que se pelean por nada? "eres tonto, tete"; ¿que servidora trata de poner paz? "tú tonta mama"; ¿que me dicen tonta? "no, tú no digas tonta, tonto"; "tonto tú", "tú tonto, tete", "no me digas tonto, tonto", "tete tonto", "tonto tú""¡que no me digas tonto, tonto!"... hasta el infinito y más allá...
La tontuna esta me tiene consumida, porque por más que lo intento no consigo sacarles el "tonto" de la boca...como es Carnaval, les he dicho que ya que lo repiten tanto vamos a disfrazarnos todos de tontos...gran error, porque el mayor ha empezado a acribillarme con una batería de preguntas que no he sabido contestar...que cómo es un tonto, que qué se pone para ir de tonto, que por qué los tontos son tontos, así que ahora ya no sólo tengo que escuchar todos los días la misma cantinela, sino que tengo que inventarme un disfraz de tonto y explicar la genealogía, etimología y significado de susodicho término...al final va a resultar que la tonta soy yo, está claro.

Claro que a veces la cosa pasa a mayores y del afán por el tontismo pasan al afán por el mordisco, y ahí es cuando ya empiezo a desesperarme y también, qué leñe, a a cansarme de mediar. Suele ser el pequeño el que ataca al mayor, que de naturaleza más pacífica y tranquila, acaba siendo casi siempre la víctima del terrible Chuchi II. Si es que estoy a punto de cambiarle los dibujos por pelis del Jackie Chan a ver si el pobre aprende autodefensa...cuando no están juntos se portan de maravilla, y se echan de menos un montón, pero es verse de nuevo a la salida del cole/guardería, y habemus bronca... y para colmo después de este encierro griperil que nos ha dejado semisecos resulta que el lunes -¿alguien me puede explicar esto de los días de libre elección por Dios?- tampoco tienen clase... tiemblo ya sólo de pensarlo... así que si alguien conoce algún remedio para esta manía tontil y mordedora, agradeceré lo comparta en la blogosfera para consuelo y salvación de esta pobre madre al borde de la enajenación mental...
Y gracias mil.


miércoles, 30 de enero de 2013

El encierro

Llevo más de más de tres días encerrada en casa. ¿Causa? La gripe. Y no la mía, sino la de los Chuchis, que han decidido contagiarse mutuamente y hacer de esta semana una experiencia religiosa para su madre.
En este retiro forzado y prolongado, todo puede suceder. Llevo tres días encadenando estropicios, pero qué se le va hacer...

El primer día la cosa pintaba bien, porque la fiebre aún los mantenía a raya así que decido ponerme el delantal y emular a Bree van de Kamp en Mujeres Desesperadas cocinando un delicioso pastel de zanahoria mientras cuido de los angelitos. Pero servidora se parece tanto a Bree como el tocino a la mermelada, así que ya os podéis imaginar...y es que intentar cocinar un pastel de zanahoria mientras se fregotea el suelo y Chuchi I se despierta llorando porque tiene “pupa en la cabeza” y encima se ha meado lo que me faltaba y Chuchi II acaba de tirar TODAS las pinzas de la ropa por el váter y la vecina del cuarto llama a la puerta para pedirme la llave de la terraza porque quiere una copia y mi madre llamando para pasar revista y Chuchi I pisándome el suelo fregado y requetellorando y Chuchi II que me abre la puerta para irse con la vecina del cuarto y el pastel que se está desbordando porque el molde era muy pequeño y caen los chorretones de huevo y zanahoria en el suelo del horno ¡plof!... pues como que no es fácil... Mecagüen Bree...
El segundo día la cosa se pone peor, porque la fiebre remite aunque no desaparece, y los angelitos se van transformando en gremlins, pero de los chungos. Cualquier cosa se convierte en un arma arrojadiza en sus febriles pero certeras manitas, y encima no sé que les pasa que les da por imitar al Poli Díaz y liarse a ostiazo limpio cada cinco minutos. Han decidido jugar con los juguetes, y todo lo que no son juguetes. El comedor parece un bazar chino y yo empiezo a ponerme lívida de tanto microbio, puñetazo, moco, fiebre y encerrona juntas.
Al tercer día mi visión de la realidad cambia, las cosas cobran vida y nos adentramos en una nueva dimensión. Mantengo con La Aspiradora una interesante conversación acerca de Undargarín y su fianza (ella no está de acuerdo, pero claro, qué va a saber ella, la come-mierda...) mientras los gremlins han mutado a bichos verdes y yo voy adquiriendo un look a lo jorobado de Notre Dame que tiene su puntillo. Empiezo a sentir extraños cosquilleos por todo el cuerpo, aviso de que el virus infecto está a punto de poseerme...
El cuarto día he decidido emborracharme. Sí queridas, sí, em-bo-rra-char-me. Pienso hacerme un cóctel de ginebra, vodka, Espidifen e Ibuprofeno y le añadiré unas gotitas de Dalsy, por aquello de darle dulzor. Agitado, que no revuelto. Uno para mi y otro para la Aspi, que bien se lo ha ganado por soportarme tantos días. ¡Ja! No podrán conmigo...

viernes, 25 de enero de 2013

El refrán de la semana (2)

Mi madre siempre me ha dicho que soy muy bocas. Que hablo demasiado, y que digo las verdades de la peor manera posible, a lo bruto. Y menda, que en principio hacía gala de esa brutalidad como rasgo del que estar orgullosa y como un síntoma de franqueza total, con el paso de los años voy viendo la razón que siempre tienen las madres aunque joda, que hay franquezas y franquezas, y que más vale a veces quedarse calladita si una no quiere meterse en líos.  Así pues esta semana elijo un refrán que me recuerda lo que siempre dice mi madre:

Boca de verdades, cien enemistades.


Significado: Pues eso, que a veces calladita estás más guapa ¿aún no te has enterado?
Cuándo usarlo: Cuando tu infalible intuición femenina te haga olfatear que la cagas como hables, así que al loro...

Ejemplos: He aquí algunos ejemplos en los que es mejor “maquillar” las verdades por aquello de no cagarla demasiado...

Tu amiga ha tenido trillizos hace un mes y te pide tu opinión sobre un “vestido guante” que se acaba de comprar para irse de cena con su maridito:
SÍ: “¡Oye pues estás estupenda! Te queda un pelín ajustado pero ahora se llevan las curvas naturales, ¡dí que sí cari! ¡Y mira esa piel tan tersa y ese pelo tan lustroso, si apenas se nota que no duermes! ¡Póntelo, póntelo! ¡A xxxx le va a encantar!
NO: ¡Ostia! ¿Eres tú o la prima de Falete?

Estás en el paro desde hace unos meses, y te presentas a tu decimoquinta entrevista de trabajo:
SÍ: “Creo que soy la candidata ideal para este puesto. No me importa echarle más horas que un reloj, ganar menos de seiscentos euros (y gastármelo en canguros), no poder conciliar vida laboral y familiar y no tener vida ¡qué va! Pese a tener tres carreras y hablar cinco idiomas mi máxima aspiración profesional es pasarme el día haciendo fotocopias y archivando...¡me encanta!”
NO: “¿Pues mira sabes qué? Que estoy hasta las narices de que se aprovechen de los seis millones de parados -ya- para abusar de empleos precarios, contratos basura y sueldos de mierda...que luego se llenan los bolsillos los de siempre y al final somos los mismos los que pagamos el pato, así que me quedo en casa con mis chuchis que seguro que me lo agradecen más que tú.”

Caso Rajoy Bárcenas. Habla Rajoy:
SÍ: “No tengo constancia de que haya habido pagos en “B” a ninguno de los integrantes de mi partido. Si ha sido así, no duden que lo investigaremos y aclararemos lo ocurrido, y no me temblará en pulso a la hora de castigar este comportamiento impropio e inmoral blablablabla...”
NO: “Pero bueno ¿qué pasa? ¿Es que ustedes no dejan nunca propina cuando van a tomar un café? ¡Pues esto es lo mismo hombre! Son propinillas para nuestros trabajadores, que para eso se pasan el día salvando el país, luchando contra el paro y la corrupción y plantando cara a la crisis. Miren si no el caso de mi buen amigo Bárcenas...un hombre hecho y derecho que ha hecho su fortuna a base de duro trabajo diario...deberíamos todos tomar ejemplo de él blablabla...”

Shakira y su recién nacido bebé:
SÍ: “Ha sido una experiencia sublime e inolvidable. El equipo médico me ha atendido de maravilla y no tengo palabras para decir lo que sentí al dar la luz. Amo mi condición de mujer-loba y traer al mundo a un bebé es la máxima expresión de la belleza de la Naturaleza. Cuando he visto la cara de mi hijo, he mirado a Gerard y entre los tres ha fluido una corriente mágica que nos ha fundido en un abrazo cósmico y universal muestra del amor blablabla...”
NO: “A ver guapas, aquí se pare cuando yo lo diga, y quiero una cesárea ¿vale? que yo paso de que se me ensanchen las caderas o me rajen ahí abajo. ¡Ah! Y quiero todo mujeres, que a mí mis partes me las mira sólo mi hombre, y a una señora cirujana para que no se me note ABSOLUTAMENTE NADA que he parido, que yo vivo del waka-waka moninas...Y todas a firmar contrato de confidencialidad, no sea que alguna se le escape que me puse toa loca a resoplar como un buey y luego cuelguen una foto en Twiter blablabla...”

Así que gente, ya sabéis...Boca de verdades, cien enemistades. La semana que viene más.

P.S.: Que conste que no tengo nada en contra de Shakira y su elección personal, aunque no la entiendo ni la comparto. Cada mujer es libre de decidir.

miércoles, 23 de enero de 2013

La caja tonta

Si es que no puedo evitarlo. En el fondo tengo un ramalazo marujil, que me sale sobre todo zapeando en la tele (ayer fue uno de aquellos maravillosos días en los que, por gracia y obra de Dios los Chuchis estaban dormidos a las nueve...). El caso es que tuve tiempo de leer un rato (ando ahora con Ensayo sobre la lucidez, por aquello de centrarme un poco) y también de echar un vistazo a la caja tonta a ver qué daban por ahí...
¡Vaya! Me encontré de bruces con un enfrentamiento a sangre y fuego entre Pipi Estrada y la que fuera su compañera, Miriam Sánchez, ex María Lapiedra. Entiendo que es una reposición ya que si no me falla mi escasa cultura televisiva el Sálvame Deluxe lo dan los fines de semana. A ver...¿Pero qué mierda es esta? Preguntas tipo "¿Es Pipi eyaculador precoz?" "¿Te ha puesto los cuernos Miriam?" "¿Toma Pipi Viagra?". Periodismo de investigación, y del bueno. 
Durante quince largos minutos me quedo absorta ante tamaño espectáculo, lleno de despropósitos, horrores estilísticos y cutreces varias. Sólo quiero criticarlo, y que conste que mis críticas están basadas única y exclusivamente en mi mala leche, frivolidad y antipatía hacia esos programas y personajes.  Mientras lo veo, varias son las dudas que me asaltan:

- ¿Nadie le ha dicho a Lidia Lozano que NO es la doble de Farrah Fawcett, por mucha mecha y maquillaje setentero que se ponga?
- ¿Nadie le ha enseñado a Miriam Sánchez las tallas básicas de copa de sujetador?
- ¿Nadie ha intentado asesinar a la estilista de Mila Ximénez?
- ¿Nadie le ha enseñado a Jorge Javier Vázquez la diferencia entre teñirse las canas y pintarse el pelo con spray?
- ¿Nadie le ha dicho a Belén Esteban que se quede en Paracuellos del Jarama por los siglos de los siglos amén? ¿Y que demande a su cirujano?
- ¿Nadie le ha dicho a la Patiño que nunca ganará el Pulitzer por mucha cara de tevoyahacerlapreguntaperiodísticadelmilenio que ponga? Total para lo que dice...¡Hija por Dios cuídate esa yugular que te va dar una embolia!
- ¿Nadie le ha dicho a Matamoros que el lerdismo se contagia?
- ¿Nadie le ha dicho a la señora del polígrafo que parece cualquier cosa menos la señora del polígrafo?
- ¿Y nadie, absolutamente nadie, le ha dicho a ese gigoló peripatético que deje de hacer el ridículo y que por favor SE CAMBIE EL NOMBRE? Pero Pipi, hijo, ¿en qué estás pensando?
















- ¿Alguien, por favor, puede explicarme porqué estos programas-bazofia son líderes de audiencia?